30 mar. 2016

ÉRASE UNA VEZ UN MUNDO



Cuando el mundo entero estalle
será todo demasiado tarde.
El silencio de los bosques,
el rumor de los mares;
todo se desvanecerá.

El tronco herido,
el corazón partido,
el cuerpo tirado,
desaparecido.
El mundo ya no existirá.

Cuando el mundo entero estalle
todo será demasiado tarde.
El calor que sentía,
de tus arenas recibía
ya se desvaneció.

La madre que me cuidaba,
la luz que me abrazaba,
el mar que me bañaba,
el susurro del viento que sonaba,
ya todo se esfumó.

El silencio nocturno
el aire soturno,
la sombra siniestra
que nunca se muestra,
hace su aparición.

El rudo vendaval,
que hace caer al abismo
la muerte carnal,
gracias a nuestro mutismo.
¡Oh! Terrible destrucción.


                                                              N. A. F. 2do. ESO

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada