30 mar. 2016

PARA SIEMPRE



Muchas gracias,
por los secretos guardados
y por esas charlas
a  altas horas
de la madrugada.

Muchas gracias,
por estar siempre
a mi lado,
por apoyarme
y aconsejarme.

Muchas gracias;
aunque este barco
esté dando tumbos,
sin ti
yo no tendría rumbo.

Muchas gracias;
por siempre,
para siempre
aquí me tienes,
ahí te tendré.

E. M. L. 2do. ESO

GUITARRA AÑORADA



Aquella nostalgia mía
escuchando una guitarra.
¿Dónde encontraré la mía?
¿Dónde buscar mi guitarra?

Si esta noche te tuviera,
nueve dedos tocarían.
Si a mi lado tú estuvieras,
seis cuerdas sonarían.

Esbelto es su clavijero;
con golpeadores de oro,
un fino mástil de acero
es la guitarra que añoro.

Tocando un bordón amigo
la valiosa melodía,
componer arte contigo
y una bella sinfonía.

Mi fuente de inspiración,
transmite ese sabor a arte.
Tu diapasón y corazón,
ojalá yo pueda darte.

Claro y puro sentimiento
en las mañanas se escucha,
gran y profundo lamento
en una divina lucha.
M. V. 2do. de ESO

AMIGOS



A mi lado habéis estado
cuando más os he necesitado,
juntos hemos jugado
y bien nos lo hemos pasado.

Gracias por esas rosas,
gracias por esas risas,
por todas esas cosas,
por los abrazos de osas.

Os he amado,
os he querido,
incluso os he odiado.
Jamás os he olvidado.

Gracias amigos
por esos momentos
en los que estábamos tan contentos
como cuando nos inflábamos a caramelos.

El día que nos separamos,
mucho lloramos,
pero ahora que juntos estamos,
aquello lo olvidamos.

Con algunos ya no hablamos,
pero mientras juntos estemos
y no nos separemos ,
jamás nos olvidaremos.

Cuando mayores seamos
siempre recordaremos
lo mucho que nos queremos
y que juntos siempre estaremos.

M. S. 2do. ESO

ALGO EXTRAÑO



Algo extraño yo sentía
pensando en ti cada día,
soñando con tu alegría,
eras calma y armonía.

Algo extraño yo sentía
y en mi jardín florecía
el amor que llegaría
para hacerme compañía.

Algo extraño yo sentía
mientras la lluvia caía
cuando al pasar sonreías
y la tarde se dormía.

C. P. 2do. ESO

ÉRASE UNA VEZ UN MUNDO



Cuando el mundo entero estalle
será todo demasiado tarde.
El silencio de los bosques,
el rumor de los mares;
todo se desvanecerá.

El tronco herido,
el corazón partido,
el cuerpo tirado,
desaparecido.
El mundo ya no existirá.

Cuando el mundo entero estalle
todo será demasiado tarde.
El calor que sentía,
de tus arenas recibía
ya se desvaneció.

La madre que me cuidaba,
la luz que me abrazaba,
el mar que me bañaba,
el susurro del viento que sonaba,
ya todo se esfumó.

El silencio nocturno
el aire soturno,
la sombra siniestra
que nunca se muestra,
hace su aparición.

El rudo vendaval,
que hace caer al abismo
la muerte carnal,
gracias a nuestro mutismo.
¡Oh! Terrible destrucción.


                                                              N. A. F. 2do. ESO